GRUTA DELOURDES FRANCIA EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

domingo, 29 de diciembre de 2013

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA 27 DE DICIEMBRE DEL 2013

Amadísimo Pueblo Mío:

¡Cuánto les amo, Hijos de Mi Corazón! Amadísimos, les amo en Mi Cruz, benditos Míos.

SE ADENTRAN A UN NUEVO INSTANTE, AL INSTANTE DE LOS INSTANTES, EN EL QUE YO PERMANECERÉ FRENTE A CADA UNO, Y ENVIARÉ TODAS MIS LEGIONES CELESTIALES PARA QUE ACUDAN EN AUXILIO DE MI PUEBLO.


Mi Pueblo será probado como el oro en el crisol; el trigo debe ser de la mejor calidad, como no lo ha habido antes en la historia de la humanidad.
 

Vengo con fuerza, con potencia y majestad, rodeado de todos, de todos Mis Coros Celestiales que anunciarán Mi Venida, estremeciendo toda la Creación, así como debe estremecerse en este instante el corazón de Mis hijos, no por temor sino por amor ante Mi Divinidad.

Amados Míos, escucharán la voz del silencio, en este instante sabrán del silencio... He llamado y continúo llamando a la puerta; aquellos que no la abran, escucharán y sabrán del silencio,  se sentirán abatidos ante lo venidero, se sentirán desolados y abandonados por falta de Fe en Mi auxilio.

Así como el agua corre a través de su cauce y hace crecer cuanto está a su lado, así, de la misma forma el Agua de Mi Voluntad es Manantial inagotable de Sabiduría y de los Dones de Mi Santo Espíritu.

EL HOMBRE HA OLVIDADO QUE LA VIDA ES EL GRAN REGALO DE MI PADRE Y ACTÚA CONTRA ELLA, ACTÚA CONTRA NUESTRO ESPÍRITU SANTO,
Y  EL QUE PECA CONTRA NUESTRO SANTO ESPÍRITU CONOCERÁ LA VOZ DEL SILENCIO.

Amado Pueblo Mío, esta generación hace sangrar Mi Corazón al mirarle totalmente deformada, totalmente envilecida, totalmente descarriada. Miro al hombre recién salido de las Manos de Mi Padre y al hombre actual totalmente diferente del hombre que creó Mi Padre.

Amadísimo Pueblo Mío:

DEBEN CAMINAR HACIA LA UNIÓN CON MI VOLUNTAD, SÓLO ASÍ Y SÓLO ASÍ RECIBIRÁN LA PLENITUD DE DONES Y VIRTUDES NECESARIAS PARA ENFRENTAR ESOS INSTANTES EN DONDE LA FE SERÁ PROBADA A PROFUNDIDAD.

¡Mis hijos!, Mi Pueblo debe permanecer fiel e inamovible y esto no lo alcanzará aquel que no Me conoce a profundidad, que no se abandona totalmente en Mi Voluntad, que no confía en Mi Protección y desprecia el Llamado amoroso de Mi Madre.



¡Pueblo Mío!, ¿Qué te has hecho?...
¡Pueblo Mío!, ¿En manos de quién te has entregado?...
¡Pueblo Mío!, ¡Cuánto te anhelo, cuánto te extraño!...

¡OH PUEBLO CIEGO, SORDO Y MUDO, AL QUE HE TRAÍDO MI PALABRA PARA RESCATARLE DE LA PERDICIÓN!  Y LA HAS DESPRECIADO…

Aún así las fuentes inagotables de Mi Misericordia se derraman instante a instante sobre ustedes, pero Mi Misericordia cae por tierra, porque Mis hijos no la acogen, sino al contrario, se hunden cada instante en nuevos y viles pecados.

ESTE SU CRISTO SUFRE POR SUS HIJOS ANTE LA NEGACIÓN, ANTE EL OLVIDO Y ANTE LA TERQUEDAD DE CONTINUAR APEGADOS A LOS FALSOS DIOSES MUNDANOS.

¿De qué valdrá para la criatura humana el dios metal,
cuando la economía mundial tambaleará y caerá por el suelo?

¿De qué vale el poder de las grandes potencias,
cuando éstas se ajusticiarán entre ellas hasta derrumbarse unas a otras?

¿De qué vale el apego al orgullo humano,
cuando éste será azotado por sus mismas manos?

Amadísimos hijos Míos:

MI PUEBLO DEBE CONOCERME A PROFUNDIDAD Y ADENTRARSE ABSOLUTAMENTE EN MI VOLUNTAD, DEBE ACOGERLA CON PREMURA, COMO SI YO VINIERA EN ESTE MISMO INSTANTE, COMO SI USTEDES SE ENCONTRARAN EN EL ÚLTIMO INSTANTE Y FUERAN CONSCIENTES DE ELLO.

El tiempo ha marcado con dureza a esta generación como consecuencia de la dureza con que esta generación ha transitado devastando la Voluntad de Mi Padre y en este instante deben retornar a Mi Padre lo que es de Su posesión...

Deseo una Iglesia santa…
Deseo una Iglesia obediente de Mi Palabra, cumplidora de Mis Mandamientos, cumplidora de los Sacramentos…


Deseo una Iglesia sedienta de recibirme, una Iglesia con sed de Mi Palabra, una Iglesia pura, santa, amante de Mi Voluntad, cumplidora de Mi Voluntad, fiel a Mi Voluntad…

Deseo una Iglesia que desprecie lo mundano y los bienes terrenos, una Iglesia totalmente espiritual, una Iglesia que se adentre cada instante en Mi Voluntad y que sin Ella no encuentre camino alguno…

DESEO ESA IGLESIA QUE INSTITUÍ CON MIS DISCÍPULOS, ESA MISMA QUE YO INSTITUÍ, DESEO RECUPERARLA.

NO NECESITO LUJOS, NO NECESITO GRANDES TEMPLOS, VENGO POR EL TEMPLO DE CADA UNO DE USTEDES, POR EL TEMPLO INTERIOR EN DONDE DEBO REINAR YO CON MI VOLUNTAD.


Amadísimos Míos, en este instante que se aproxima, verán ante ustedes desatarse las fuerzas que han venido preparando toda la estructura social, política, económica y aparentemente espiritual del “falso profeta”, de aquel que usurpará Mi Trono; hablo del anticristo. (1) De ahí que Yo he venido constantemente a ustedes a explicitar Mi Palabra para que con urgencia retornen a Mí.

ME ENCUENTRO EN ESTE INSTANTE FRENTE A CADA UNO CON MIS BRAZOS EXTENDIDOS PARA RECIBIRLES, SIN MIRAR NI FIJARME EN PECADO ALGUNO EN USTEDES, SINO QUE MI MISERICORDIA AL MIRARLES FRENTE A MÍ VERDADERAMENTE ARREPENTIDOS Y CON FIRME PROPÓSITO DE ENMIENDA,
 AMA Y ACOGE, ACOGE Y AMA.

¡Ay de Mi Pueblo que no escucha Mi Llamado!, y al no conocerme, creerá reconocerme en el anticristo y caminará hacia él, cegado por la mentira envilecida de éste, entregándose así al dolor inimaginable que el anticristo causará, con un gobierno único, usurpando a este Rey Su Tierra y  Su Trono, con un gobierno único que pretenderá llevar a rodar Mi Cetro. El hombre desobediente padecerá y Yo me apresuraré con Mi Justicia para salvar almas.

Mi Amor va más allá de los análisis de los hombres, Mi Amor es infinito y ningún teólogo alcanzará a describirlo a perfección, Mi Misericordia tiene límites insondables y Mi Justicia lleva implícito Mi Amor infinito por cada alma.

Amados Míos:


PREPÁRENSE INTERIORMENTE. LO MATERIAL, MATERIAL ES… Y COMO TODO LO MATERIAL, PERECERÁ. MI PUEBLO TENDRÁ MI AUXILIO, PERO USTEDES, EN EL RECINTO INTERIOR DE SU ALMA, FUSIONADOS A MI SANTO ESPÍRITU, ESPEREN CUANTO ACONTEZCA, QUE YO ME ENCUENTRO PRESENTE EN USTEDES.
Únanse en un sólo corazón, en la unidad de Mi Amor infinito que será muralla invencible e inamovible.  Quien vive en obediencia, se mantiene en unidad.

Este es el instante de la Bondad, de la Caridad, de la Fe, de la Esperanza, del Amor, y es el instante de la Obediencia a Mi Palabra, para que unidos, entonemos victoriosos Mi Triunfo Final y recupere por manos del mismo hombre, todo cuanto el hombre le ha entregado al enemigo del alma.

YO SOY VUESTRO DIOS.

Oren unos por otros, minístrense unos a otros, que este Rey de reyes y Señor de señores permanece y permanecerá por los siglos de los siglos.

Les bendigo en el Nombre del Padre, en Mi Nombre y en el Nombre del Espíritu Santo.

MI PAZ, MI FUERZA Y MI FORTALEZA ESTÉN EN USTEDES, PUEBLO MÍO.

Su Jesús.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.





COMENTARIO DEL INSTRUMENTO
AL MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


Hermanos (as):

Nuestro Señor Jesucristo nos hace un llamado contundente, no escribe entre renglones para no dar cabida a malas interpretaciones…

CRISTO NOS LLAMA A UN CAMBIO RADICAL, A UN CAMBIO INTERIOR PARA DEJAR LA TIBIEZA Y VIVIR EN SU VOLUNTAD.

Ante este mandato en este apremiante instante, sólo nos queda decir con espíritu generoso y con profunda humildad.

CREO EN TI, SEÑOR, PERO AUMENTA MI FE.



sábado, 28 de diciembre de 2013

VINE PARA ENCARNARME EN TODOS, PARA QUE ÉSTE MUNDO, SEA UN MUNDO DE AMOR.

     
MENSAJE DE NAVIDAD

Dic 19_13

- Rosario vespertino.
Temas:

+ PedídMelo, Mis pequeños, para que Yo os prepare, para que en éste Aniversario de Su Nacimiento, pueda nacer en vosotros y gocéis los éxtasis de Amor, que Yo, vuestra Madre, Maestra y Guía, tuve y sigo recordando con tanto Amor.

+ Soy el Niñito Jesús, Soy vuestro Salvador y así, como Niño paso, año tras año, viendo cómo se reúnen en torno Mío, aparentemente, pero la reunión no es para Mí, es para ellos.

+ Yo vine para la salvación de todas las almas y de todos los tiempos, vine para EncarnarMe en todos, para que éste Mundo, sea un Mundo de Amor, para que Yo pueda convivir entre los hombres.

+ Os repito esto tanto, Mis pequeños, de estar sueltos a Mi Voluntad, y para ello,  primeramente, Me debéis pedir la humildad y el abandono, para que Yo os pueda mover como Yo quisiera que fuerais.

+ ¡No os imagináis cuánto os necesito de regreso!, Soy el Rey de la Parábola del hijo pródigo.


Mensaje de Dios Padre, el Niñito Jesús, y la Santísima Virgen María a J. V.

Primer Misterio. Habla La Santísima Virgen María.
Sobre: PedídMelo, Mis pequeños, para que Yo os prepare, para que en éste Aniversario de Su Nacimiento, pueda nacer en vosotros y gocéis los éxtasis de Amor, que Yo, vuestra Madre, Maestra y Guía, tuve y sigo recordando con tanto Amor.
Hijitos Míos, os voy a hablar de la alegría del momento de la Anunciación, Mis pequeños. Ciertamente fui preparada por la Santísima Trinidad para ser la Madre del Salvador, ciertamente se Me dio una Creación especial, Inmaculada, Santa, Bellísima en cuerpo y alma.

Ciertamente fui creada para ser el medio por el cual, Mi Hijo, el Salvador, vendría al Mundo. Mi Ser, desde Mi Nacimiento, estaba lleno de Mi Señor. Tantas bellezas, tantas Virtudes, la Llena de Gracia.

Mis pequeños, ¡cuánto se derramó Mi Señor en Mí!, ¡Cuánto Amor! Y tenía que ser Perfecta por Su Gracia, porque, de Mí, tenía que nacer el Perfecto, el Santo de los Santos.

Yo, Su Sierva y ahora, Su Madre, Le iba a alimentar, iba a vivir en Mí.

Una madre da vida al hijo de sus entrañas, pero aquí, era Mi Dios, Mi Creador, el que, al Vivir en Mí, Me daba Vida, Me daba Gozo, un Gozo incomparable, bellísimo, Santísimo. Yo Le alimentaba en Su Cuerpo, Él Me alimentaba en Mi Alma, era un éxtasis amoroso, Mi Dios en Mí, Mi Señor, Mi Creador y ahora, el Salvador. La Promesa del Padre realizándose en Mí, Su Sierva, Su Esclava. ¡Cuánto Amor derramó en Mí, Mi Señor y Mi Dios! ¡Pero qué regalo tan grande!, de ser quien Le cuidara, Le alimentara, Le enseñara a ser un Pequeño Niño en el Mundo y, ayudarLe a crecer en humildad, para presentarse después ante los hombres como un Dios-Hombre.

Mis pequeños, ésta vida que Me regaló Nuestro Dios, éste éxtasis de Amor, es un regalo inmenso, no hay nada comparable, escoger a ésta Su Sierva, para llevar en Su Vientre al Dios Hecho Hombre.

¡Cuánto aprendí de Él! ¡Cuánto gocé de Él! ¡Cuánta Vida Me dio! Os quiero compartir éste gozo, Mis pequeños y os quiero preparar también, para que vosotros abráis vuestro corazón, para que Mi Hijo, vuestro Dios y Salvador también pueda Vivir en vosotros.

PedídMelo, Mis pequeños, para que Yo os prepare, para que en éste Aniversario de Su Nacimiento, pueda nacer en vosotros y gocéis los éxtasis de Amor, que Yo, vuestra Madre, Maestra y Guía, tuve y sigo recordando con tanto Amor. Estas delicadezas de Nuestro Dios, son tan grandes, tan delicadas, que uno pasa toda la eternidad agradeciendo a Nuestro Dios y Creador por Sus Bendiciones.

DejadMe pues, Mis pequeños, que os prepare, para que vosotros, siendo Mis hijos, podáis gozar también las bellezas con las que Nuestro Dios os quiere regalar y así empecéis a gozar el Cielo en la Tierra, como Yo lo gocé y lo gozaré en cada uno de vosotros, cuando Mi Hijo se Encarne en vuestro corazón.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio. Habla el Niñito Jesús.
Sobre: Soy el Niñito Jesús, Soy vuestro Salvador y así, como Niño paso, año tras año, viendo cómo se reúnen en torno Mío, aparentemente, pero la reunión no es para Mí, es para ellos.



Hijitos Míos, hermanos Míos, imaginad por un momento, que vosotros invitáis a muchos niños y personas queridas a vuestra casa, a celebrar vuestro cumpleaños y, ciertamente, llegan todos ellos, con regalos en las manos, y vosotros os emocionáis porque los veis a todos reunidos y traen regalos y, vosotros, estáis contentos porque es vuestro cumpleaños y os imagináis que todos ellos están pensando en vosotros, porque es vuestro cumpleaños pero, de repente, se apartan de vosotros, se van a otro lugar y se empiezan a intercambiar ésos regalos. Los regalos no eran para vosotros, eran para ellos, se los intercambiaron y os dejaron abandonados, era vuestro cumpleaños, vosotros los invitasteis, vosotros quisisteis que fueran a celebrar con vosotros ésa alegría de cumplir un año más, pero se olvidaron de vosotros. Ellos están gozando de la fiesta, que era vuestra fiesta, pero se apartaron e hicieron su propia fiesta y vosotros os quedasteis solos, sin ningún regalo, nadie se acercó a deciros cosas bonitas, a felicitaros por un año más. Os quedáis tristes porque nadie os recuerda y ellos están contentos porque tienen un regalo que les dio algún amigo, algún pariente, pero ése regalo no fue para vosotros.


Soy el Niñito Jesús, Soy vuestro Salvador y así, como Niño paso, año tras año, viendo cómo se reúnen en torno Mío, aparentemente, pero la reunión no es para Mí, es para ellos. Se reúnen con amor fraterno, pero el amor se lo dan entre ellos y no hay nada para Mí.

Se celebra Mi cumpleaños, es una Fiesta Divina, es una Fiesta del Cielo, se celebra la Promesa de Mi Padre, de enviar al Salvador para protegeros de satanás y de todas sus obras, él ya tenía al mundo en tinieblas y Yo vengo como Luz, para alumbrar nuevamente la vida de los hombres y para darles una guía de salvación, pero el Mundo os sigue jalando, os sigue apartando de Mí.

Los seres humanos no Me buscan, no Me recuerdan, ciertamente, quizá pongan algún Nacimiento por ahí, junto a un árbol inmenso, un árbol lleno de esferas y de luces, que opaca el recuerdo de la Venida del Salvador a salvar al género humano y para abriros nuevamente las Puertas del Cielo que estaban cerradas por el Pecado Original.

Esto es un acontecimiento Celestial, el Cielo celebra éste acontecimiento tan grande y lo goza inmensamente y lo agradece a Mi Padre, vuestro Padre, vuestro Dios. Y, vosotros, una gran mayoría de hogares, Me dejan abandonado y solamente se reúnen en familia, en vuestra familia, Yo no Soy parte de vuestra familia.
Es triste esto, Mis pequeños, porque mientras el Cielo celebra éste acontecimiento tan grande, un acontecimiento Universal, la gran mayoría de las familias ni Me recuerdan, todo se queda en lo humano, en un intercambio de regalos del Mundo y poco hay de lo espiritual entre ellos.

Os pido, Mis pequeños, que vosotros os acordéis, aunque sea un momentito, en ése día, en que Yo vengo al Mundo a traer Luz, la Luz Divina, la Luz Salvadora, en ése día, en que vuestro Salvador, empieza Su Misión para salvar al género humano y para enseñaros nuevamente cómo se debe vivir el Amor que se vive en el Cielo.

Ojalá Me deis, algunos minutitos para que Yo pueda vivir en vuestro corazón aunque sea unos momentos, antes de que Me dejéis abandonado, solo, en el Pesebre y os vayáis con los vuestros a hacer una fiesta en la que no estoy invitado Yo, vuestro Dios.
Gracias, Mis pequeños.

Tercer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.


Sobre: Yo vine para la salvación de todas las almas y de todos los tiempos, vine para EncarnarMe en todos, para que éste Mundo, sea un Mundo de Amor, para que Yo pueda convivir entre los hombres.
Hijitos Míos, Yo Vine al Mundo para mostraros el Amor que se Vive en el Cielo. Yo, Soy todo Amor, Soy el reflejo del Padre, de vuestro Creador y vosotros fuisteis creados también para ser reflejo del Amor de vuestro Dios.

Yo Soy el Amor Encarnado y os di toda una Evangelización para que vivierais el Amor y que el Amor se diera en todos los corazones para que, a pesar de la maldad que se vivía y se sigue viviendo, no entrara a vuestro corazón y predominara el Amor entre los hombres, porque, al final, es el Amor el que vencerá.

Con esto, Mis pequeños, os quiero advertir hacia dónde os está queriendo llevar satanás. Lo estáis viendo a través de los medios de comunicación, es la maldad, es la destrucción, es la lucha fraterna, pero, si os dais cuenta, está la venganza atrás de todo ello y es maldad por maldad.

Mi Padre os dice: ¿Dónde estaríais todos vosotros si Yo actuara en venganza con lo que Le hicisteis a Mi Hijo y con lo que hacéis de mal todos los días? Si Yo os pagara con la misma moneda, con el mal que tenéis en vuestro corazón, no quedarían almas sobre la Tierra.

Me visteis a Mí, vuestro Salvador, caminar en el mundo y, a pesar de los ataques que constantemente tenía, de aquellos que se habían vendido a satanás, no los ataqué con la misma moneda, ni aún a Mis Mismos verdugos. Pude haber enviado a legiones de ángeles a destruirlos y no lo hice porque, entonces, toda Mi Evangelización de Amor se hubiera venido para abajo, no hubiera servido para nada.

Estáis rodeados de maldad en éstos momentos, satanás se ha entronizado en toda la Tierra. Estáis viendo injusticias, estáis viendo muertes, secuestros, maldad fraterna, maldad en muchas formas y, en vuestro corazón, ¿qué es lo que está sucediendo?, ¿hay amor o hay maldad? ¿Estáis perdonando a los que están causando el mal y pedís por ellos, por su conversión, o estáis pensando cómo contraatacar con otro  mal?, que, de ésta forma, no estáis siendo ejemplo de amor, primeramente ante Mí, vuestro Dios y, luego, por dar un mal ejemplo ante vuestros hermanos.

Se os dio el don de la vida para que fuerais ejemplo de amor y de respeto a otra vida humana, a un hermano vuestro que está en el error, que está enfermo de maldad, que ha sido tomado por satanás pero que, vosotros, en lugar de ayudarle, orando por él, poniéndolo en Mi Corazón, para que le salve, al contrario, lo hundís más, al desear cosas negativas y maldad hacia su persona, hacia su alma y, de ésta forma, ante Mis Ojos, no sois dignos hijos de Dios, ni almas que merezcan entrar al Reino de los Cielos, porque vuestra alma no está actuando en el Amor, sino en el odio y en la venganza.

Meditad esto, Mis pequeños, porque satanás os está llevando a eso, a que no seáis dignos hijos de Dios porque un alma así, llena de odio y de venganza no puede entrar al Reino de los Cielos. El ataque de satanás es muy sutil, se aprovecha de vuestra carnalidad, caída en el pecado y no crecida en la virtud, por eso hay tantas y tantas almas que se pierden y tantas y tantas más, que tienen que pasar mucho tiempo en el Purgatorio, para limpiar ésta sed de maldad y de venganza que ha crecido en vuestro corazón.

Para eso vine Yo, vuestro Dios Encarnado, para enseñaros cómo se debe de pagar a aquellos que os tratan en el mal y es, deseando un bien, deseando una conversión, deseándoles su salvación eterna. Sé que eso es difícil para vosotros, caídos en el pecado y con una espiritualidad débil, pero contáis Conmigo, con vuestro Dios y Salvador. Uníos Conmigo, para que Yo os haga crecer en la virtud, para que Yo Me pueda Encarnar en vosotros y para que podáis salvar a infinidad de almas, que ahora son instrumentos de satanás. Yo vine para la salvación de todas las almas y de todos los tiempos, vine para EncarnarMe en todos, para que éste Mundo, sea un Mundo de Amor, para que Yo pueda convivir entre los hombres, pero hombres ya transformados por Mi Gracia, por el Ejemplo que Yo os dejé.

Recordad eso siempre, vosotros solos no podréis alcanzar nunca vuestra salvación, satanás es muy fuerte para vosotros, pero Yo Soy mucho más fuerte que él y, si estáis Conmigo, aseguraréis vuestra salvación eterna y la salvación de muchas almas, que para eso vinisteis a la Tierra.
Gracias, Mis pequeños.


En vuestros momentos de dificultad, de necesidad, recordad aquella manifestación del cielo: todo lo que vosotros pidáis, por los méritos de la infancia de Jesús, nada será negado.



Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.
Sobre: Os repito esto tanto, Mis pequeños, de estar sueltos a Mi Voluntad, y para ello,  primeramente, Me debéis pedir la humildad y el abandono, para que Yo os pueda mover como Yo quisiera que fuerais.
Hijitos Míos, cuando escogí a Mis apóstoles y, escogí solamente a doce, ciertamente, había muchos que Me seguían, pero escogí solamente a doce y esto es para haceros saber que no necesito multitudes para lograr un cambio. Pocas almas, como ya os he dicho antes, totalmente sueltas a Mi Voluntad, pueden lograr que Mis Gracias, Mis Bendiciones, caigan sobre multitudes y se logren milagros, conversiones, cambios, que parecerían difíciles de lograr y se logran, porque son almas entregadas totalmente a Mi Voluntad.

Estos son momentos en que hay multitudes que viven en el mal y, si pudierais ver los pequeños grupos con los que cuento alrededor del Mundo, no lo creeríais, sois muy pocos los que estáis Conmigo para los tantos millones de almas que vivís ahora en vuestro Mundo.

Vosotros, cuando os entregáis plenamente a Mí, es Mi Gracia la que está fluyendo a través de vosotros, es Mi Divinidad a través de vosotros, son Mis Potencias a través de vuestra pequeñez y, por eso, se logran tantas bendiciones sobre multitudes, pueblos, naciones, porque Soy Yo, vuestro Dios actuando a través de vuestra pequeñez y de vuestro pequeño número.

Quisiera Yo que todo el Mundo estuviera en ésa situación, de ser vehículos Míos, que a través de cada uno de vosotros, todas Mis Potencias se derramaran sobre vuestros hermanos, Me daríais una dicha muy grande, el ver a cada una de las almas existentes en éste momento sobre la Tierra, iluminadas por Mí y ser transmisores fieles de Mis potencias de Amor, porque ellas mismas estarían viviendo en Mi Amor, totalmente sueltas a Mi Voluntad.

Os repito esto tanto, Mis pequeños, de estar sueltos a Mi Voluntad, y para ello,  primeramente, Me debéis pedir la humildad y el abandono, para que Yo os pueda mover como Yo quisiera que fuerais, como una manguera por la que pasa el agua, ése líquido que va a dar vida a las plantas. Vosotros, por vosotros mismos, no podéis dar vida a vuestros hermanos, es Mi Gracia, la que pasa a través de vosotros, Mi Sabiduría, Mis Potencias, las que os llenan primeramente a vosotros y salen de vosotros para el bien de vuestros hermanos, porque vosotros no tenéis las capacidades espirituales para lograr un cambio en algún hermano vuestro que lo necesite.

Cuando logréis ser inertes a vosotros mismos, que seáis ésa manguera que solamente pueda hacer su bien cuando alguien la toma y la dirige hacia la planta, hacia el árbol, hacia el césped y riega, dándoles un bien a ellos, es cuando entráis realmente en acción para cumplir con vuestra misión en la Tierra. Sed inertes a vosotros mismos, no engrandeceros con lo que no os pertenece, sed vida para vuestros hermanos, porque Yo, Soy el que está dando vida a través de vosotros. No os apropiéis de nada, porque Yo, Soy el Dueño de vosotros por completo. Cuando aprendáis eso, Mis pequeños, es cuando seréis de ése grupo que necesito para que, unidos, podáis cambiar a pueblos y naciones, de la maldad en que ahora viven a un bien que necesitan para su salvación y para que podáis vivir en las Tierras Nuevas que se han de dar, Tierras llenas de la Voluntad de Nuestra Santísima Trinidad, Tierras de Amor, Tierras de hermandad en Dios.
Gracias, Mis pequeños.

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.
Sobre: ¡No os imagináis cuánto os necesito de regreso!, Soy el Rey de la Parábola del hijo pródigo.
Hijitos Míos, ¡no os imagináis cuánto os necesito de regreso!, Soy el Rey de la Parábola del hijo pródigo. Sois los hijos que os apartasteis del palacio, de Mis cuidados, de Mis Enseñanzas, de Mi Amor. Quisisteis actuar por vosotros mismos, pero vuestras capacidades no os dieron para más, no estabais capacitados, todavía, para llevar la vida que se vive en el palacio y vuestra carnalidad y vuestras pasiones os llevaron a vivir en el mal.

Estáis sufriendo porque vuestra espiritualidad no era madura todavía, vivíais en el palacio, en Mi palacio, pero quisisteis hacer lo que vosotros queríais, visteis el mundo y lo que el enemigo del palacio os ofrecía. Creísteis que ése cambio de vida era bueno para vosotros y le seguisteis, os hicisteis de amistades que tenían ésa mentalidad.

Ciertamente, cuando salisteis del palacio, llevabais buenas intenciones, pero las fuisteis perdiendo, ésa era vuestra riqueza y ya que perdisteis vuestras riquezas, riquezas espirituales, los que os rodeaban, porque os veían diferentes, os abandonaron, ya no tenían más qué quitaros, traíais Luz, pero os volvisteis tinieblas como ellos y, ya que os apagasteis, nadie os hizo caso.

Estuvisteis en el lodo, entre los puercos, o sea, os llenasteis de pecado, de maldad, ya no servíais para nada, no erais transmisores de Luz, o sea, de buenas cosas que aprendisteis en el palacio, pero Yo cuido a los Míos, meditasteis y os disteis cuenta que habíais perdido todo, que vuestra vida era inútil, viviendo según vuestra voluntad, según vuestras pasiones, según vuestras capacidades tan limitadas que teníais y que perdisteis aún lo poco que teníais. Pero sois Mis hijos y siempre os estoy llamando, siempre estoy viendo a lo lejos, si ya venís por el camino, si ya atendisteis Mi Llamado y le seguisteis. Estoy esperando en el palacio, envío a Mis sirvientes a cuidaros mientras estáis en el Mundo, para que os protejan, para que os guíen, para que entréis en vosotros mismos y os deis cuenta de vuestra realidad, que sin Mí, no podéis hacer cosas buenas, porque vuestra espiritualidad deja mucho que desear, pero cuando sois inteligentes y sabios, cuando atendéis a Mi Llamado, que está en vuestro corazón y entra en vosotros ésa Sabiduría de arrepentiros de vuestro error y de tratar de regresar a lo bello que teníais antes de vuestro error, ahí estoy Yo, vuestro Rey, vuestro Dios, viendo hacia el horizonte, esperando que volváis y, tan pronto os veo, inmediatamente voy en vuestra búsqueda, os abrazo, os beso, y os agradezco que hayáis atendido a Mi Llamado y os regreso a vuestro hogar, en el palacio.

Sois ésas almas, como el hijo pródigo, necesitadas de Mí, que os debéis llenar de humildad y reconocer que al estar en la maldad, sois inservibles, que estáis produciendo maldad y no el bien, para lo que fuisteis creadas. Pero con esto os quiero decir, que no os desaniméis, que tenéis vida todavía y que vuestra vida puede cambiar, como la del hijo pródigo, que después de haber caído a lo  más bajo, al lodo, vivir entre los puercos, que es vivir en lo más bajo de las pasiones del hombre, se recuperó, y cada uno de vosotros se puede recuperar, hasta alcanzar la santidad de vida.

Para Mí, no hay imposibles, Mis pequeños, el imposible está en vuestro interior, al no reconocerMe como vuestro Dios, que Soy Omnipotente, que Soy Misericordioso, que perdono cualquier falta, aún por más grande que os imaginéis que pueda ser. Aunque hayáis caído a las pasiones más bajas, a las más horrendas, vuestra alma puede ser purificada nuevamente y os puedo poner nuevas vestiduras y un anillo al dedo, queriéndoos con esto decir que estáis perdonados y que volvéis a ser hijos Míos, con el derecho de habitar nuevamente en el Reino de los Cielos. No hay imposibles para Mí, vuestro Dios, simplemente, acercaos, con humildad, con un corazón contrito y lleno de amor y Yo estaré ahí, observando desde lo alto del castillo vuestra llegada y gran alegría Me daréis, porque un alma que estaba perdida, recibió Mi Llamado, se humilló y regresa a Mí, para ser nuevamente, un hijo Mío, que habitará nuevamente en el lugar que le pertenece, que es el Reino de los Cielos.

Os amo, Mis pequeños, os amo a todos, porque fuisteis creados por Amor y vosotros tenéis Mi Amor, no lo desperdiciéis.
Gracias, Mis pequeños.



ALEGRADME, MIS PEQUEÑOS, AGRADECIÉNDOME QUE OS HAYA ENVIADO A MI HIJO COMO SALVADOR.
Dic 19_13      
Mensaje.

Os he ido preparando, por mucho tiempo, hasta llegar a éstos momentos, en que ahora sí os pido, si queréis seguirMe, un total desprendimiento de vuestra voluntad, a Mí Voluntad.


Mensaje de Dios Padre a J. V.

Habla Dios Padre
 (Lenguas…) Hijitos Míos, Soy vuestro Padre y vuestro Dios. ¡Tanto Amor que he derramado sobre todo lo creado y pocos corazones Lo han recibido como se merece Mi Corazón! ¡Cuánta maldad estáis viendo a vuestro alrededor! ¡Cuánta maldad sale de vuestro corazón! ¡Cuánta maldad ha ido creciendo, porque no hay corazones que la quieran detener!

¡Oh, humanidad perversa!, pronto conoceréis Mis Designios Divinos, Soy todo Amor, Soy el Padre del Amor, Soy el Amor mismo y os habéis dejado engañar  por aquél que fue arrojado de los Cielos por no querer aceptar Mi Amor y, ahora a él le seguís. ¡Qué ciegos estáis! ¡Qué sordos estáis! Sois necios ¡Oh, humanidad perversa y tonta!, vuestra necedad os está llevando a vuestra destrucción, ¡Oh, humanidad perversa!, ¿qué habéis hecho con todo lo bueno que Yo os he dado? Sois tontos, se os da Amor y preferís el odio y la maldad, ¿acaso podéis vivir con eso? ¿Por qué no aprendéis de Mi Hijo? Os Lo envié para que os enseñara el Verdadero Amor, y todo lo que el Verdadero Amor trae consigo.

¿Por qué no queréis ser como los ángeles y preferís ser como los demonios? ¡Qué tontos sois, Mis pequeños!, que dejé que asesinaran a Mi Hijo por vosotros. Os Lo di como Cordero, al cual degollaron y, hasta Su última gota de Sangre se dio por vosotros, por la humanidad, por todos los tiempos. Se dio por vuestro bien y se sigue dando día a día por vuestro bien y, vosotros preferís seguir al que es el malo, al que incitó a aquella gente a destruir a Mi Hijo, a Sus Enseñanzas, a Su Vida entera y lo siguen tratando de hacer, pero no podrán, pero vosotros preferís seguir al que es el malo, al que no os da, sino que os quita.

¡No os han bastado éstos dos mil años para daros cuenta de lo que es el Amor de Mi Hijo y cómo satanás sigue tratando de destruir todo ése bien que os legó!, ¡qué tontos sois!, os mantenéis en vuestra terquedad, en vuestra tontería, habéis  permitido ya que el mal cunda por todos lados, que haya crecido a tal grado, que ya no lo podéis detener. Por vuestra tontería, sufriréis y, os va a costar mucho dolor.

Os alejasteis de Mí, vuestro Dios de Amor, no quisisteis llevarMe en vuestro corazón, porque preferisteis llenaros de aquél que es vuestro enemigo, ¡qué tontos sois! Cuidáis al que os quiere matar, al que os quiere destruir, ¡qué tontos sois! Tenéis a vuestro verdugo junto a vosotros y le cuidáis para que os siga azotando y destruyendo, ¡qué tontos sois!, y luego os quejáis de que todo os vaya mal, que veáis todo malo a vuestro alrededor, pero, si vosotros mismos estáis alentando tal maldad, ¿de qué os quejáis?

Podríais acabar con todo ése mal regresando a Mí, pidiendo perdón por vuestra traición a Mi Santo Nombre, a las Enseñanzas de Mi Hijo, a Su Donación total por vosotros, pero ciertamente lo haréis hasta que estéis prácticamente acabados por satanás, que será vuestro verdugo.

¡Cuánta maldad habéis dejado entrar a vuestro corazón y la seguís alentando! Veis cómo los gobiernos os siguen destruyendo y quitándoos todo lo que tenéis y no os acercáis a Mí, para que os ayude, para que os dé Sabiduría Santa y podáis detener todo el mal que habéis permitido creciera a vuestro alrededor. ¡Qué tontos sois! Podríais cambiar vuestro mundo y aún el Universo entero, volviendo a Mí y, respetando Mis Leyes y dejando crecer Mi Amor en vuestro ser pero, no lo aceptáis. Os habéis llenado de tanta maldad, que ya se os hace tan natural ver lo que sucede a vuestro alrededor, que lo tomáis como propio y, ahora veis raro todo aquello que viene de Mí y atacáis a los que Conmigo están, porque son diferentes, que ya no son como vosotros, porque no se han satanizado, como vosotros estáis en éstos momentos. No les comprendéis, les atacáis y, con ello, estáis evitando que Mis Bendiciones lleguen a la Tierra para protegeros de la fuerza tan grande con que satanás os está castigando. La maldad es grande, la maldad os está ahogando y no queréis entender.

Los gobiernos de la Tierra se han confabulado para ir destruyendo lo que venga de Mí y a aquellos que estén Conmigo, y no queréis ver ésta realidad. Os he ido avisando alrededor del mundo, en diferentes formas, de cómo satanás está destruyendo toda Mi Creación, tanto física como espiritual y, no queréis entender.

Ciertamente Yo protejo a los que están Conmigo, ciertamente veréis cosas horrendas. Vosotros, los que estáis Conmigo, sufriréis, al ver el horror con que satanás, castigará todavía más a aquellos que le han abierto su corazón a su maldad.

Os pido, Mis pequeños, los que estáis Conmigo, que tengáis compasión de ésos hermanos vuestros, no los juzguéis, salvadles, vosotros tenéis Mi Poder de Amor. Vosotros, os he dicho, sois los cristos de éste tiempo y, así, como Mi Hijo se dio por todos vosotros, ahora vosotros os daréis por ellos. No necesariamente muchos de vosotros pasaréis por las tribulaciones por las que pasó Mi Hijo, pero os debéis dar en oblación total. Deberéis ser como Mi Hijo, hombres de oración, en todo momento, traedMe almas, salvadMe almas, imploradMe, Mis pequeños, que Mi Misericordia Infinita, se derrame sobre vuestros hermanos, que son Mis hijos y, todos tienen derecho a su salvación.

Son momentos terminales, en donde satanás os atacará más fuertemente. Ni aquellos que están con él, que le buscan y trabajan para él, tienen idea de su poder. No se imaginan la fuerza tan grande de satanás con que los aplastará y les hará sufrir, a pesar de que le sirvieron, de que fueron sus seguidores, ése será su mayor castigo. Creyendo que satanás los iba a consentir, serán los más castigados eternamente, y lo serán, además, durante el tiempo que les quede aquí en la Tierra de vida, y así, ellos mismos serán ejemplo de un castigo muy duro que todos veréis, porque prefirieron vivir para el mal que vivir para Mi bien, para Mi Amor.

Las Escrituras se os dieron a todos. Mis Palabras son eternas, Mis Palabras son Justas, Mis Palabras son de Profecía, el malo nunca triunfará. Aquél que se pone en contra Mía, nunca ganará, Yo Soy vuestro Dios, Mi Poder es Infinito y todos veréis cómo Mis Palabras se cumplirán. Los que estáis Conmigo, os alegraréis. Los que no están Conmigo y, a pesar de vuestras oraciones y de todo lo que haréis por ellos, ni aún así querrán convertirse, sufrirán su error, de una manera tan grave, que no se imaginan, porque, satanás no consiente a las almas, las engaña, las llena de su maldad, de su error y si él está sufriendo indeciblemente, también los que están con él sufrirán de la misma forma. Ese será su premio por haber seguido al que fue arrojado del Cielo.

Alegraos, Mis pequeños, éstos son días en que todos debéis estar llenos de alegría, recordando el momento Santo, el momento bello, cuando Yo os mando a Mi Hijo, para que empiece vuestra Gloria.

La llegada de Mi Hijo a la Tierra, fue un parteaguas, recordad ése parteaguas, el Amor Encarnado entre vosotros, el Amor Infinito de vuestro Dios, en ése Pequeñito, en ése Niño Divino, en la Sabiduría Infinita de un Pequeño Bebé, que os traería nuevamente el Cielo a la Tierra, como vuestros Primeros Padres lo tuvieron antes del Pecado Original; vivir el Cielo en la Tierra.

Todos vosotros, los que estáis Conmigo, a veces, tenéis ésos momentos, aunque sean algunos segundos, o minutos, pero os doy regalos en los cuales os lleno de Mi Paz, de un Amor que no podéis tener en la Tierra. Alegraos, junto con el Cielo eterno, en éstos días, cuando tantos de vuestros hermanos, se dan por las fiestas paganas, fiestas de los hombres, ya llenas de pecado y de maldad. AlegradMe, Mis pequeños, agradeciéndoMe que os haya enviado a Mi Hijo como Salvador y, sobre todo, a traeros el perdón de vuestros pecados.

Está en vosotros acelerar el tiempo en que se manifieste Mi Hijo por Segunda vez entre vosotros. Os he pedido no elucubrar, simplemente, ser otros cristos y, esto es, oración, donación, y dejarse mover por Mi Voluntad.

Sé que a veces se os hace difícil dejarse mover por Mi Voluntad, pero debéis tener plena confianza en que Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, voy a tomar todo vuestro ser para ir transformando, a través vuestro, todo vuestro alrededor y todo y a todos aquellos por los cuales pidáis y por los que Yo Mismo os iré indicando en vuestro interior por quién hacerlo.

Mis pequeños, lo que os estoy pidiendo, es lo más grande que puede tener un alma sobre la Tierra, ser instrumentos de vuestro Dios. Ahora no os podéis dar cuenta de éste regalo tan grande, ser movidos por vuestro Dios y Creador, Creador del Universo entero, Omnipotente y eterno. Sois pequeños, demasiado pequeños para entender tal  magnitud.

Esto lo entendió perfectamente bien, Mi Hija, La Siempre Virgen María y Su respuesta fue simple: hágase, Soy la Sierva del Señor. PedidLe a Mi Hija que os haga entender lo que os estoy pidiendo, para que os neguéis a vosotros mismos, os anonadéis y Me dejéis actuar a través de vosotros. Esa es la Sabiduría de todos los santos, anonadarse a sí mismos y dejarMe a Mí, vuestro Dios, mostrarMe a través de ellos.
Así como estáis viendo maldad a vuestro alrededor, porque muchas almas se han dejado mover por satanás, Yo os pido también, que os dejéis mover por Mí. Yo he de traer la Luz al Mundo, pero a través de vuestra pequeñez.
Yo no Soy como satanás, aparatoso, gritón, grosero, apabullante, Yo todo lo hago en la sencillez, buscando a los pequeños, buscando la humildad, buscando la donación total y en el silencio. Respeto vuestro libre albedrio.

Así como os estoy pidiendo esto a vosotros, como grupo y en lo personal, lo estoy pidiendo también a hermanos vuestros alrededor del mundo, para ir uniendo al pueblo elegido, que verán los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas, sois los elegidos de Mi corazón, sois aquellas almas que dicen las Escrituras, que muchos son los llamados y pocos los escogidos. Sois los escogidos, pero quiero una total donación vuestra, un total desprendimiento de vosotros mismos, porque estáis demasiado apegados al mundo y necesito un total desapego, para que podáis volar hacia Mí libremente y con una donación total.

Os respeto, respeto vuestra decisión, pero os he ido preparando, por mucho tiempo, hasta llegar a éstos momentos, en que ahora sí os pido, si queréis seguirMe, un total desprendimiento de vuestra voluntad, a Mí Voluntad.

Entended, Mis pequeños, que Soy un Dios de Bien, un Dios de Amor y nunca permitiré un mal que os llegue, cuando que, por Mí, estéis dejando todo para seguirMe pero, entended, que al pedir dejar todo, no es que dejéis vuestras obligaciones de estado, sino vuestra voluntad. Haréis lo que estáis haciendo, pero lo haréis por Mí y para Mí y para el bien de vuestros hermanos, para su salvación eterna, para la purificación de la Tierra y del Universo entero. Sois Míos, os creé para Mí, os creé para el Amor, os habéis dejado enamorar por Mi Amor, seguidMe, pues, que no os fallaré, Mis pequeños.

Os bendigo, bendigo a los vuestros, bendigo a vuestras familias, bendigo vuestros intereses. Os estaré cuidando Mis pequeños, porque satanás os tratará de destruir, pero contad Conmigo, con Mi Poder Omnipotente sobre vosotros y los vuestros y que, aunque satanás os zarandeé, no os perderéis, ni vosotros, ni los vuestros.
Os amo, Mis pequeños y Mis bendiciones, en Mi Santísima Trinidad, queden con vosotros.
Gracias, Mis pequeños.


 




LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO