viernes, 22 de noviembre de 2013

INDULGENCIA PLENARIA PARA EL DIA DE CRISTO REY 24 DE NOVIEMBRE DEL 2013




Fiesta de Cristo Rey
24 de noviembre 2013, último domingo del año litúrgico. ¡Prepárate para la fiesta del Rey del universo!


Oración De Cristo Rey
Enriquecida con indulgencia plenaria
(Pío XI, 21 de febrero de 1923):



Oh Cristo Jesús, yo os reconozco como Rey universal. Todo cuanto existe ha sido creado por Vos. Ejerced sobre mí todos vuestros derechos.
Renuevo mis promesas del bautismo renunciando a Satanás, a sus obras, y a sus pompas  y prometo vivir como buen cristiano.
Sobre todo me comprometo a hacer triunfar, según mis fuerzas, los derechos de Dios y de vuestra Iglesia.
Divino Corazón de Jesús, yo os ofrezco mis pobres acciones para obtener que todos los corazones reconozcan vuestra  Realeza sagrada  a fin de que el reino de tu paz se establezca en el universo entero. Así sea. 

(Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria a intención del Sumo Pontífice)
 

CONSAGREMOS A NUESTRO PAÍS A
CRISTO REY
EL DÍA DE SU FESTIVIDAD

CONSAGRACIÓN DE MÉXICO
AL SAGRADO CORAZÓN DE CRISTO REY


Hermanos, México se consagra a Cristo Rey, aunque no tendremos la misma fuerza, nosotros en forma individual o grupal realicemos también la Consagración de nuestros países. Esto es muy importante por todo lo que se nos viene. Aquí les dejamos la Consagración que hará México, reemplacemos la palabra México por la de nuestros países o adáptenla según las necesidades de cada país. La idea es hacerlo el día de Cristo Rey.
Inviten a otras personas a participar en la Consagración.



Acto de proclamación (consagración) al Sagrado Corazón de Cristo Rey y juramento de fidelidad y vasallaje.


Corazón Sacratísimo del Rey pacífico: radiante de júbilo como fieles vasallos, venimos hoy a postrarnos al pie de tu trono y gozosos te proclamamos a la faz del mundo: REY INMORTAL DE LA NACIÓN MEXICANA, al acatar tu Soberanía sobre todos los pueblos.

Queremos coronar tu frente, ¡Oh Cristo Rey!, con una diadema de corazones mexicanos y poner en tus manos, el cetro de un poder absoluto, para que rijas y gobiernes a tu pueblo amado. Eres Rey como afirmaste en tu pasión, ¡porque eres el Hijo de Dios! Por lo tanto, ¡Oh Monarca amabilísimo!, este pueblo tuyo, que tiene hambre y sed de justicia, que se ampara en tu celestial Realeza, te promete entronizar tu Corazón en todos sus hogares, pobres o ricos y rendirte el homenaje que mereces, reconociendo tus derechos santísimos sobre todo el orbe.

Consagramos a tu Corazón Sagrado, la Iglesia de México con todos sus Pastores, Ministros y Comunidades religiosas; la Patria querida con todos sus hogares, las familias con todos sus miembros; ancianos, jóvenes o niños; a los amigos y a los enemigos y muy particularmente, a las madres, las esposas y las hijas, destinadas a modelar el corazón del futuro pueblo mexicano, para que triunfes y reines en todos los habitantes de esta Nación.

Todos:
¡Oh Cristo Rey!, con ardiente júbilo te juramos fidelidad como nobles generosos vasallos. Habla, pues, manda, reclama y exige con imperio: pídenos la sangre y la vida, que son tuyas, porque totalmente te pertenecemos; resueltos estamos a dártelos por defender tu bandera hasta que triunfe y sea exaltado, reverenciado y amado para siempre tu herido Corazón.

Ya reina en México tu Corazón divino y desde la santa Montaña consagrada a ti, enjugará las lágrimas, restañará la sangre, curará las heridas de esta República conquistada por María de Guadalupe. Tú dominarás en ella con el cetro suavísimo de tu misericordia y en la paz como en la guerra, en la agitación como en la tranquilidad, nos verás con benignos ojos y extenderás tus benditas y poderosas manos para bendecirnos. Y nosotros, con todas las generaciones futuras, te aclamaremos nuestro Rey y Salvador. Allá volarán las muchedumbres a pedirte gracias y a ofrecerte, con alma y vida, guardar tu santa Ley: y tú, Redentor amoroso de los hombres, atrae a tu Corazón adorable a los pecadores para convertirlos.

Recobra el dominio sobre tantas almas apóstatas, desorientadas y engañadas con falsas y perversas doctrinas; conserva la fe en nosotros y despréndenos de los miserables bienes del mundo; calma los odios y une a los hermanos; ilumina a los ciegos; perdona a los ingratos; pero, sobre todo, concede a tu Iglesia la libertad y la paz por la que tanto suspiramos. Derrite con el fuego de tu divino pecho, misericordioso Jesús, el hielo de las almas; establece tus reales en todos los pueblos de nuestro país y penetre tu caridad a las cárceles, a los hospitales, a las escuelas, a los talleres; haz un trono para ti en cada corazón mexicano, porque los Pastores y las ovejas, los padres y los hijos, nos gloriamos en ser tuyos. Danos, por fin, una santa muerte, sepultándonos en la herida preciosa de tu Corazón de amor, para resucitar en los esplendores del cielo, cantando eternamente:


CORAZÓN SANTO
TU REINAS YA
MÉXICO TUYO
SIEMPRE SERÁ




ÚLTIMO DOMINGO DEL AÑO LITÚRGICO:

Cristo es el Rey del universo y de cada uno de nosotros.

Es una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz.

Un poco de historia

La fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de Marzo de 1925.
El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey.

Posteriormente se movió la fecha de la celebración dándole un nuevo sentido. Al cerrar el año litúrgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas

Fiesta de Cristo Rey con su mensaje de amor, justicia y servicio. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres.

Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Esta fiesta tiene un sentido escatólogico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. Sabemos que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace casi dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos, en la Parusía.

Si quieres conocer lo que Jesús nos anticipó de ese gran día, puedes leer el Evangelio de Mateo 25,31-46.

En la fiesta de Cristo Rey celebramos que Cristo puede empezar a reinar en nuestros corazones en el momento en que nosotros se lo permitamos, y así el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida. De esta forma vamos instaurando desde ahora el Reino de Cristo en nosotros mismos y en nuestros hogares, empresas y ambiente.

Jesús nos habla de las características de su Reino a través de varias parábolas en el capítulo 13 de Mateo:

“es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”;

“es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”; “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”;

“es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”.

En ellas, Jesús nos hace ver claramente que vale la pena buscarlo y encontrarlo, que vivir el Reino de Dios vale más que todos los tesoros de la tierra y que su crecimiento será discreto, sin que nadie sepa cómo ni cuándo, pero eficaz.

La Iglesia tiene el encargo de predicar y extender el reinado de Jesucristo entre los hombres. Su predicación y extensión debe ser el centro de nuestro afán vida como miembros de la Iglesia. Se trata de lograr que Jesucristo reine en el corazón de los hombres, en el seno de los hogares, en las sociedades y en los pueblos. Con esto conseguiremos alcanzar un mundo nuevo en el que reine el amor, la paz y la justicia y la salvación eterna de todos los hombres.

Para lograr que Jesús reine en nuestra vida, en primer lugar debemos conocer a Cristo. La lectura y reflexión del Evangelio, la oración personal y los sacramentos son medios para conocerlo y de los que se reciben gracias que van abriendo nuestros corazones a su amor. Se trata de conocer a Cristo de una manera experiencial y no sólo teológica.

Acerquémonos a la Eucaristía, Dios mismo, para recibir de su abundancia. Oremos con profundidad escuchando a Cristo que nos habla.

Al conocer a Cristo empezaremos a amarlo de manera espontánea, por que Él es toda bondad.
Y cuando uno está enamorado se le nota.

El tercer paso es imitar a Jesucristo. El amor nos llevará casi sin darnos cuenta a pensar como Cristo, querer como Cristo y a sentir como Cristo, viviendo una vida de verdadera caridad y autenticidad cristiana. Cuando imitamos a Cristo conociéndolo y amándolo, entonces podemos experimentar que el Reino de Cristo ha comenzado para nosotros.

Por último, vendrá el compromiso apostólico que consiste en llevar nuestro amor a la acción de extender el Reino de Cristo a todas las almas mediante obras concretas de apostolado. No nos podremos detener. Nuestro amor comenzará a desbordarse.

Dedicar nuestra vida a la extensión del Reino de Cristo en la tierra es lo mejor que podemos hacer, pues Cristo nos premiará con una alegría y una paz profundas e imperturbables en todas las circunstancias de la vida.

A lo largo de la historia hay innumerables testimonios de cristianos que han dado la vida por Cristo como el Rey de sus vidas. Un ejemplo son los mártires de la guerra cristera en México en los años 20’s, quienes por defender su fe, fueron perseguidos y todos ellos murieron gritando “¡Viva Cristo Rey!”.

La fiesta de Cristo Rey, al finalizar el año litúrgico es una oportunidad de imitar a estos mártires promulgando públicamente que Cristo es el Rey de nuestras vidas, el Rey de reyes, el Principio y el Fin de todo el Universo.

QUE VIVA MI CRISTO

Que viva mi Cristo, que viva mi Rey
que impere doquiera triunfante su ley,
que impere doquiera triunfante su ley.
¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Cristo Rey!

Mexicanos un Padre tenemos
que nos dio de la patria la unión
a ese Padre gozosos cantemos,
empuñando con fe su pendón.

Él formó con voz hacedora
cuanto existe debajo del sol;
de la inercia y la nada incolora
formó luz en candente arrebol.

Nuestra Patria, la Patria querida,
que arrulló nuestra cuna al nacer
a Él le debe cuanto es en la vida
sobretodo el que sepa creer.

Del Anáhuac inculto y sangriento,
en arranque sublime de amor,
formó un pueblo, al calor de su aliento
que lo aclama con fe y con valor.

Su realeza proclame doquiera
este pueblo que en el Tepeyac,
tiene enhiesta su blanca bandera,
a sus padres la rica heredad.

Es vano que cruel enemigo
Nuestro Cristo pretenda humillar.
De este Rey llevarán el castigo
Los que intenten su nombre ultrajar.


CONSAGRACIÓN DE LA HUMANIDAD PARA EL DÍA DE CRISTO REY POR EL PAPA PÍO XI

¡Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano! Miradnos humildemente postrados; vuestros somos y vuestros queremos ser, y a fin de vivir más estrechamente unidos con vos, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a vuestro Sacratísimo Corazón.

Muchos, por desgracia, jamás, os han conocido; muchos, despreciando vuestros mandamientos, os han desechado. ¡Oh Jesús benignísimo!, compadeceos de los unos y de los otros, y atraedlos a todos a vuestro Corazón Santísimo.

¡Oh Señor! Sed Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Vos, sino también de los pródigos que os han abandonado; haced que vuelvan pronto a la casa paterna, que no perezcan de hambre y miseria.

Sed Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Vos; devolvedlos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

Sed Rey de los que permanecen todavía envueltos en las tinieblas de la idolatría; dignaos atraerlos a todos a la luz de vuestro reino.

Conceded, ¡oh Señor!, incolumidad y libertad segura a vuestra Iglesia; otorgad a todos los pueblos la tranquilidad en el orden; haced que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino ésta voz: ¡Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud! A Él se entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos. Amén.





jueves, 21 de noviembre de 2013

JESÚS: HIJOS MÍOS, NECESITO SIEMPRE DE SUS ORACIONES PERO RESPÉTENME.


PRIMER MENSAJE
DE LA PRIMERA LECCIÓN
5 de Febrero de 1997 Hora: 10:30 pm
Lugar: Capilla Parroquial, Olo
Vidente Bernabé Nwoye

ADORA MIS CINCO LLAGAS.

Hacia el final de las oraciones de la novena con Misa, nuestro Señor se me apareció con la Corona de Espinas. Me mostró sus cinco llagas y dijo:
“Hijos míos, honren estas Llagas. Adoren la Preciosa Sangre que sale de ellas. Tengan misericordia de Mí, en Mi agonía.

Hijos Míos escuchen. Les pido que escuchen. Algunos de ustedes disgustan a la Santísima Trinidad cuando oran. Ustedes invitan a la Santísima Trinidad y luego alejan su espíritu del Dios Santo, dejando sólo el barro para el Dios Vivo. Hijos Míos, arrepiéntanse de esta actitud. Muestren respeto al que está sobre toda la creación, al mismísimo Creador.

Hijos Míos, Me disgustan mucho con esta actitud. Oren sólo cuando deseen hacerlo. Nunca, les digo, nunca oren cuando no quieran orar. Más bien, Me entristecen. El Padre no responderá sus oraciones si ustedes Le disgustan por su falta de concentración.

Hijos Míos, necesito siempre de sus oraciones pero respétenme. Hijo mío, dile a Mis hijos que pidan cualquier cosa durante siete minutos, Yo responderé.” (Silencio). “Diles que hagan sus preguntas durante tres minutos. Yo les responderé.” (Silencio). “Deben hacer preguntas razonables.” (Silencio prolongado). En este momento, volví en mí y luego volví a caer en éxtasis.

“Hijo mío, escucha, necesito tu sacrificio. Por medio de él, llevaré a cabo la salvación. He escuchado tus oraciones. Yo salvaré. Pero te digo, compartirás Conmigo Mis sufrimientos. A mayores sufrimientos, más fácil será tu camino. Mientras más ores, más se extenderá esta devoción. Por tanto te digo, se paciente.

En este fin de la era, Mi Padre derramó Su Espíritu Santo sobre Su pueblo. Así también, el anticristo está derramando su espíritu maligno sobre la gente.

Hijo mío, escucha: En este fin de era, la palabra “pentecostal” fue inicialmente formada por el espíritu del anticristo, producto de la desobediencia. Les digo, huyan de ellos.

Escuchen de nuevo. La presencia del Espíritu Santo se encuentre en la Santa Iglesia Católica. Todos los que pertenecen a esta ROCA, que obedecen, y, son santos, tienen el Espíritu Santo. Los carismas también pertenecen a esta ROCA. Con estos: obediencia, humildad, amor y santidad, ustedes poseen la plenitud del Espíritu Santo.

Hijos Míos, escuchen. Alerten a todos los carismáticos que pertenecen a esta ROCA, satanás ha entrado. Muchos han sido poseídos por el espíritu del anticristo. Sean cuidadosos.

Hijos Míos, si su pregunta no es respondida, espérenme en su oración personal de reparación a las 3 pm. El 7 de este mes, Yo responderé y les mostraré la solución. Estén felices porque su Padre acepta sus sacrificios. Hagan inmediatamente la bendición.”

Durante la bendición, estaba viendo al sacerdote levantar el Santísimo con la custodia, cuando nuestro Señor apareció y dijo: “Los bendigo en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” Y desapareció.


SEGUNDO MENSAJE DE LA PRIMERA LECCIÓN
6 de Febrero de 1997 Hora: 10:30 pm
Lugar: Capilla Parroquial, Olo

EL CIELO CONOCE SUS ESFUERZOS.

Durante la adoración al Santísimo Sacramento, nuestra Señora apareció sosteniendo una hermosa flor en Su mano. Ella calmadamente dijo:
“Mis pequeños hijos, la paz del Cielo esté con ustedes. Acepten todos sus sufrimientos con alegría. Traten, les digo, traten tanto como puedan en editar todos los mensajes.

El Cielo conoce todos sus esfuerzos. El Padre conocía el trabajo antes de dárselos. Hagan feliz a Mi Hijo con su esfuerzo. Estoy feliz con sus pequeños esfuerzos. Esto fue lo que Me motivó a venir y felicitarlos.

Estaré feliz si ustedes leen las citas que Mi Hijo les dio al comienzo de este llamado. Estas son: Hebreos 12, 12-29 y, 1 Corintios 10,1-9. Medítenlas, sus problemas serán resueltos.”

MI HIJO LES AMA, ADORENLO SIEMPRE.
“Mi Hijo los ama a todos ustedes. Él quiere que ustedes oren. OREN siempre con MAYOR FUERZA. Él está esperando sus oraciones. Vean cómo Él los mira. Ofrézcanle toda su debilidad. Adórenlo siempre.

Hijos Míos, siempre que vengan ante el Santo Tabernáculo, respeten a Aquel que les ama. Respeten la Sangre derramada que los salvó. Mi hijo no está contento con su actitud. Él dijo: ‘Dejaré de venir a ustedes’. Pero Yo intercedí por ustedes y Él los perdonó. Les ruego Mis pequeños hijos, guarden silencio cuando vengan al Santo Tabernáculo. Oren y mediten en Su agonía.

Continúen esta adoración con Misa, como siempre. Respeten la Santa Sangre en el altar.

Planifiquen la adoración y háganla aceptable a Mi Hijo. Mi Hijo no les dará ningún otro mensaje ni revelación, a no ser que ustedes traten de editar todos los mensajes. Si ustedes no obedecen, Él vendrá y retirará todos los regalos que les ha dado.

Los dejo por ahora. Dile a tu gente que obedezca el mandamiento de Mi Hijo. Digan la adoración de las 3 pm y las oraciones de Getsemaní en silencio(En el santo tabernáculo). De lo contrario, el Padre las detendrá. La Paz del Cielo esté con ustedes. Hijo mío, conténtate y sonríe. Adiós.”



TERCER MENSAJE DE LA PRIMERA LECCIÓN 31 de Octubre de 2003 Hora: 10:30 pm LUGAR: MI ALTAR DE REPARACIÓN AWKA

 
EN SU NADA MOSTRARÉ GRANDEZA.

Durante mi oración en esta hora, tuve la visión del Agonizante Jesucristo colgado sangrando en la Cruz. Se mantuvo en silencio por un largo tiempo y finalmente dijo: “La paz sea contigo hijo Mío. Yo recibí todas las oraciones y sacrificios de Mis hijos quienes respondieron Mi llamado a la reparación el pasado Septiembre. El Cielo está feliz viendo la simplicidad y la pequeñez de Mis pequeños lirios en esos días. Sí, Mis pequeños lirios realmente Me consolaron. Estoy feliz cuando los veo moverse con santo celo por mostrarme amor.
 Bernabé, cuan carnales son las personas de estos días. Recuerdas como te llame a ti y a tu gente para propagar esta devoción de Mi Preciosa Sangre. Recuerda como preparé a estos pocos elegidos ya hace poco más de tres años. Yo los tomé de la mano y los alimenté con Mis palabras. Les revelé a ellos Mi camino de la santa cruz. Yo los llamé a ellos a la perfección. Ahora, solo muy pocos Me respondieron. Oh, por ahora estos pocos son más del grupo de Mis Amantes, y tienen por ahora, menos privilegios para estar entre Mis apóstoles de esta devoción. Pero, muy pronto, los llamaré a ser
Mis Apóstoles. Ellos son Mis pequeños lirios que Me consuelan mucho. Oh, ellos son débiles, Yo los haré fuertes. El mundo los llamó tontos, Mis santos los llamaron sabios. Sí, en su nada Yo mostraré grandeza. Después de la reparación, guarde silencio para permitir que el vacio de ustedes saliera, y así Yo lo pudiera llenar con la plenitud de Mi Espíritu. Estoy hablando a todos Mis hijos, Mi agonía por ustedes se debe a su orgullo.
Veo con gran agonía en el corazón, la condenación de muchos que seguirán el camino de Lucifer. Les imploro a mis amados, sean humildes y obedientes a Mi Voluntad. Esta Voluntad Mía es revelada a aquellos que aman mucho a Jesucristo, su Salvador y su Dios. Escuchen Hijos, Yo soy el que los llama a propagar esta devoción de Mi Sangre.
 Pero ves como muchos se están moviendo como si ellos se hubieran llamado a sí mismos. Ellos están propagando su voluntad y no la Mía. Ellos quieren dar a conocer su nombre y no el Mío. Ellos quieren que la gente los respete a ellos y no a su Dios. Ellos quieren que la gente les tema a ellos y no a su Dios. Este es su camino a la condenación por el que Lucifer los guía. En verdad les digo, que todo el que vive para ser reconocido será olvidado; pero esos que viven ocultos y desconocidos para el mundo serán reconocidos por siempre. Oh! Mis pequeños lirios serán reconocidos por siempre. Ellos son Mi alegría, ahora Mis apóstoles están buscando poder y respeto de este mundo vacio. Oh mis pequeños lirios, permanezcan para Mí y continúen enjugando las lagrimas de Mis ojos. Yo los consolaré a su vez, cuando Me llamen.
Yo soy el Agonizante Jesucristo. Los bendigo. Permanezcan en Paz”.
Inmediatamente la visión terminó.


MARIA SANTISIMA: “Hijos Míos, hoy quiero sólo una cosa, relean todos Mis Mensajes, escuchen de nuevo todos los Mensajes que ya les di aquí, porque muchos de ellos ya fueron olvidados. Obedezcan esta orden que les doy y consolarán Mi Corazón.”




DIOS PADRE: LOS AÑOS DE MI IGLESIA NO SON LOS DEL MUNDO








LA TERCER CAMPANADA
 (HABLA DIOS PADRE)
 
Cariño y Criatura, escucha:
Los años de Mi Iglesia no son los del mundo. Aunque les parezca extraño esto que os voy a informar ES:
Los años anteriores habéis tenido -en vuestro tiempo- cuatro periodos de un año para responder como último llamado y por vez última a las imperiosas solicitudes, ruegos y amonestaciones a la CONVERSIÓN. Os lo dijimos: ERA LA  TERCER CAMPANADA. Los cataclismo en vuestro mundo no cesaron, más bien se sucedieron uno tras otro en todo país del mundo.
Ahora, Mis Críos, entráis a un periodo de tres años, tenedlo muy claro, de Tres Años en los que la intensidad será mucho mayor y NO DISMINUIRÁ.
Aquellos que -obedeciendo a las constantes llamadas de Nuestra Santísima Virgen- han atendido, han sido resguardados en su Sacratísimo Corazón y dependiendo del empeño, donación y apego a las SANTAS ESCRITURAS estáis (*) dentro del Corazón de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo. Vosotros si seguís, estáis a salvo, pero todo aquel que ha ignorado miles de llamados: NO LO ESTÁ.
Y el Tiempo Final ha llegado, así, Mis Críos, que ya lo sabéis y sabéis lo que se espera de vosotros, pero, Criaturas, de vosotros depende ENTERAMENTE si tomáis la SANTA MANO DE MARÍA SANTÍSIMA O NO LO HACÉIS.
Por vez última os lo suplico: ¡HACEDLO YA!
Vuestro Amantísimo Padre, Dios.



 

(HABLA NUESTRA  REINA Y MADRE 
SANTA MARÍA DE GUADALUPE)

Es tiempo que el cataclismo llega a cada rincón y a cada hogar que no ha sido Bendecido. Mis Niños (Nuestra Santísima Madre está muy triste), no podré albergarlos en un grito de auxilio en medio del cataclismo y del caos total y el riego que corréis, junto con vuestras familias, es inconmensurable. Así que si no lo habéis hecho, si caso omiso hicisteis de tantas llamadas, amonestaciones, rogaciones y peticiones; habréis de estar listos con vuestra arrogancia y contando únicamente con vuestras muy limitadas fuerzas humanas.

Mientras el cataclismo no este en vuestra casa ¡hacedlo!, que una vez que la inundación, el temblor de tierra, el incendio toquen a vuestras puertas, ¿cómo lo haréis?

Vuestra Santísima Madre María del Guadalupe, Reina y Madre de Mis pueblos todos.



HABLA NUESTRO DIVINO PASTOR

Hijitos, ovejitas:

¿Quiénes de vosotros ya estáis habitando en Mi Sacratísimo Corazón? ¿Quiénes de vosotros habéis pospuesto vuestra Consagración a Mi Santísima Madre y a Mí, Vuestro Rey y Señor?

Cuando las aguas crezcan y los incendios se difundan ¡cómo Me atacaréis diciendo que porqué os lo mando!, ¡si no he sido Yo, sino vosotros mismos que no quisisteis Mi Amor, Mi albergue, Mi protección!

¿Os quedaréis desprotegidos, con las pobres fuerzas de vuestros brazos, para contener un ciclón? ¿Qué haréis si habéis rechazado Mi auxilio, Mi Santa Protección y Ayuda? ¿Cómo lo haréis?

Estáis en medio de la Gran Tribulación y los eventos se sucederán unos a otros, y muchas veces de maneras simultáneas por diversos países, ya sin dar tiempo de auxiliaros unos a otros.

Ya ha pasado ese primer tiempo de la Gran Tribulación, ya las Tres Campanadas llamando a la Conversón han cesado dando paso a la Siega Divina, a la Divina Justica, y Yo, Rey de reyes os pregunto: ¿Quién, sino Yo, os protegerá?, ¿el Maligno que os odia?, ¿quién?

Si el cataclismo aún no ha llegado a vuestra comunidad aprovechad para hacer lo que debéis y no os dilatéis, que -como os lo implora vuestra Madre Santísima- con el agua hasta el cuello ¿cómo clamareis al Cielo?

Os amo de manera inconmensurable,

Jesús, Vuestro Divino Pastor.




(HABLA SAN MIGUEL ARCÁNGEL)

San Miguel

Criatura

Con esta amonestación os dejamos este trabajito que del Cielo desciende a vosotros para que cada uno lo siga lo mejor y más fielmente posible.

Es una Guía de Salvación para las Ovejas Extraviadas, ESPECIALMENTE PARA VOSOTRAS, no tanto para los doctos ni para los santos. No es para los que están sanos, sino para vosotras que estáis enfermas, tristes, perdidas y sin guia.

Copiadlas, leedlas, estudiadlas, seguidlas y MUY POR ENCIMA DE TODO ESTO:

¡PONEDLAS EN SANTA PRÁCTICA!

¿Lo entendéis con claridad?

Os amo,

Vuestro Protector Celestial  Arcángel San Miguel.

Este Domingo 24 de Noviembre “SOLEMNIDAD DE CRISTO REY” las tendrán a su disposición.

(*) Hay muchas moradas en la Casa del Señor.

Se sugiere ver video de los más recientes eventos:


(Noviembre, 19)





miércoles, 13 de noviembre de 2013

Yo, vuestra Madre Santísima, estoy comandando los Ejércitos Celestiales.




Nov 02_13   

Habla La Santísima Virgen María.
Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María. Ciertamente, Mi Hijo Jesucristo, os dio Vida en la Gracia con Su Muerte, os dio Vida en la Gracia con Su Resurrección, os dio Vida en la Gracia con los Sacramentos y las Enseñanzas que os ha dejado, la Iglesia es depositaria de todas éstas Verdades y éstos Tesoros y a Mí, Mi Hijo, Me pidió que las cuidara y cuidara de todos vosotros, para que pudierais, con ellas y con Nuestros cuidados amorosos, alcanzar la Vida eterna.

Ciertamente, muchos hermanos vuestros, se han separado de éstas Verdades, de éste Tesoro inmenso que tenéis en la Iglesia. Ciertamente, satanás, se ha aprovechado de las almas buenas, de las almas ingenuas y las ha tratado de llevar hacia el error, hacia la maldad. Pero éste es el tiempo ya, Mis pequeños, de la gran Purificación, en donde Yo, vuestra Madre Santísima, estoy comandando los Ejércitos Celestiales para que satanás no se salga con la suya y Nos siga quitando almas, muchas de ellas, buenas, que buscaban el bien, que buscaban un acercamiento profundo hacia las Verdades de la Fe y por el mal ejemplo de muchos ministros de Nuestra Iglesia, se apartaron de ella.

Sois Mis hijos, Mis pequeños, estáis a Mi cuidado, porque así Me lo pidió Mi Hijo en la Cruz. Satanás tiembla, porque sabe que en el momento en que Nuestro Padre Dios, dé la orden de ataque, él perderá. Ciertamente, su soberbia es grande, su maldad, inmensa, pero le tiene miedo a ésta Creatura, a ésta Pequeñita, Sierva del Señor, que Soy Yo, vuestra Madre Santísima. Y esto os lo digo, Mis pequeños, para que, con humildad, os acerquéis a Mí, con confianza total acudáis a Mí, vuestra Madre, para que os proteja en éstos tiempos de gran tribulación y para que Yo pueda obtener, para todos vosotros, todas las Gracias, Bendiciones, todo el Amor de Nuestro Dios, a través Mío.

Se Me ha dado ésa Gracia, por la Santísima Trinidad de Nuestro Dios y Yo, con gusto y con Amor de Madre, os protejo y os quiero guiar hacia la Verdad Absoluta, que solamente proviene de Nuestro Dios y Señor. Es una Gracia muy grande que Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, Me ha concedido y Yo Soy también Sierva de todos vosotros, Mis pequeños. Os quiero servir a todos, ganando para vosotros vuestra salvación eterna.

Haceos pequeñitos, haceos humildes, veos como realmente sois, necesitados de una ayuda grande porque, solos, no podréis combatir la maldad de satanás. Os repito que él Me teme, teme a Mi Humildad, teme a Mi donación absoluta, al Amor de los Amores que es la Santísima Trinidad de Nuestro Dios y él no puede hacer nada contra el Amor.

DejadMe pues, Mis pequeños, que Yo os enseñe a amar, como Yo amo a Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad y, así, satanás no podrá hacer nada contra vosotros, porque aquella alma que está inmersa en el Amor de Nuestro Dios, queda protegida totalmente contra los ataques de satanás, su maldad choca, no penetra vuestro corazón.

Llenaos pues, Mis pequeños, del Amor de Nuestro Dios y dejadMe que Yo, vuestra Madre Santísima, os guíe hacia la plenitud de vuestro ser. Eso es lo que os vino a Enseñar Mi Hijo Jesucristo y Yo, como Madre, como una Madre hace, guía a sus pequeños a un crecimiento absoluto y así va a ser vuestro crecimiento Conmigo, Mis pequeños, en cuerpo y alma, porque seréis transfigurados por la Luz de Mi Esposo el Santo Espíritu de Amor y Yo os prepararé para ello, Mis pequeños.

Venid a Mí, venid a Mí confiados para que seáis transformados, con Mi ayuda, por Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor y así quedéis preparados para el Nuevo Mundo que vendrá sobre las almas escogidas de Nuestro Dios y Señor.

Gracias, Mis pequeños.





LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO